Opiniones sobre la modificación a la Ley 11.723

Esta semana se dio sanción definitiva a la incorporación del artículo 5 bis a la Ley de Propiedad Intelectual, que extiende el derecho de las grabaciones de 50 a 70 años desde su publicación. Para la Unión de Músicos Independientes, la modificación de esta ley “beneficia a los productores fonográficos (los músicos independientes también lo somos) porque extiende la propiedad del derecho del fonograma de 50 a 70 años a partir de su primera publicación“. Javier Delupí, director ejecutivo de CAPIF, también opinó a favor: “esta Ley es un enorme avance en la protección de nuestro patrimonio musical, ya que resguarda nuestro repertorio no sólo en Argentina sino también en el exterior“. El artículo dice lo siguiente:

Artículo 5° bis: La propiedad intelectual sobre sus interpretaciones o ejecuciones fijadas en fonogramas corresponde a los artistas intérpretes por el plazo de SETENTA (70) años contados a partir del 1° de enero del año siguiente al de su publicación. Asimismo, la propiedad intelectual sobre los fonogramas corresponde a los productores de los fonogramas o sus derechohabientes por el plazo de SETENTA (70) años contados a partir del 10 de enero del año siguiente al de su publicación. Los fonogramas e interpretaciones que se encontraren en el dominio público sin que hubieran transcurrido los plazos de protección previstos en esta ley, volverán automáticamente al dominio privado por el plazo que reste, y los terceros deberán cesar cualquier forma de utilización que hubieran realizado durante el lapso en que estuvieron en el dominio público.

Por otro lado, distintas organizaciones sociales vinculadas al campo de la cultura libre y el dominio público entregaron una carta a los diputados nacionales para discutir el proyecto, en la que señalan que “las leyes de derechos de autor y derechos conexos, en este caso hablamos del derecho conexo de los productores de fonogramas y los intérpretes, tienen como fundamento la creación de incentivos para engrandecer el patrimonio cultural de nuestros países. Sin embargo, poco impacto tendrá la extensión de estos monopolios sobre la creación de más y mejores obras culturales: es seguro que esta ley no nos dará más obras de Mercedes Sosa pero si hará que miles de argentinos pierdan la posibilidad de gozar de su arte. Habrá que esperar 20 años más para distribuir libremente algunas grabaciones de quien se dijo a si misma ‘mi meta es cantar para la gente del pueblo’”. El colectivo La Tribu también participa de esta acción. Desde la radio enfatizan que “este proyecto que pasó sorprendentemente rápido por todos los canales legislativos merece como mínimo un poco más de discusión, ya que se trata de un proceso privatizador sobre lo que es nuestro espacio cultural común”.

Foto de Mercedes Sosa por Jorge Mejía cc by 2.0.
Más info: La privatización del dominio público: un proceso silencioso

Comentarios

1 opinión en “Opiniones sobre la modificación a la Ley 11.723”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *