Una crónica del show-grabación de Café Tacvba

La periodista mexicana Yaneth Velázquez Faudoa tuvo el privilegio de asistir una de las escalas en la grabación del nuevo álbum de la banda y nos envió una crónica para compartir con ustedes.

Crónica de un objeto antes llamado Disco
por Yaneth Velázquez Faudoa (foto de 2005 por Monica PC cc by 2.0)

Café Tacvba ha iniciado la grabación de su nuevo material y para romper con el ciclo grabación-ensayo-gira, la banda decidió innovar y hacer partícipes de este proceso a sus fans.
Las ciudades elegidas son Buenos Aires, Santiago, DF, y Los Ángeles, donde se convocará a seguidores de la banda para presenciar una íntima sesión de grabación del nuevo material titulado: El objeto antes llamado disco. La primera parada fue en el Samsung Studio en Buenos Aires, un espacio para recitales encallado en el barrio de San Telmo.
Una centena de asistentes fueron convocados para esta primera sesión, en la que se prohibió estrictamente la entrada a celulares, cámaras o dispositivos similares. El mismo productor, Gustavo Santaolalla, dio la bienvenida y explicó la dinámica del evento; un concepto alejado de un recital común. La banda al centro del recinto, el equipo de grabación instalado en el escenario, los espectadores sentados alrededor, y por favor, nada de aplausos hasta escuchar la señal.
¿Están listos para grabar un disco?” preguntó Rubén Albarrán, que además se encargó de montar un pequeño altar con sahumerios y piezas de ropa que revelarían más adelante la configuración de su nuevo personaje.
Ante el llamado de “silencio, inicia la grabación”, el bajeo de Quique arrancó con Pájaros, tema en que Santaolalla y Albarrán dirigieron al público para grabar una serie de aplausos que se incluirán en el disco. Con la siguiente, Andamio, se dejó en claro que las bases programadas juegan un importante papel en esta producción, que Santaolalla calificó como “minimal” y que “regresa al primer Café Tacvba, con una caja de ritmos”.
Un tema es interpretado por Joselo y se revela la fuerza lírica del disco cuando Rubén se desgarra cantando Me amo; canción que debió ser grabada en partes, dejando la voz al final. Toda una experiencia observar el proceso técnico de grabación en Olita de mar y Tan mal, temas que expusieron el ritmo característico de Cafeta, sabor e influencia mexicana a tope.
El resto de la banda se paseaba entre el público mientras Joselo grababa una parte de guitarra, la cual se caracterizó por un delay que hipnotizó a los presentes. Santaolalla bailaba desde su lugar, bajaba en ocasiones y pedía opiniones a la audiencia. Evidentemente complacido por el resultado de días de ensayo. La canción Aprovéchate, cantada por Emmanuel, instauró un clima sensual en el lugar al exponer: “Aprovéchate de mí, de que estoy enamorado. Aprovéchate de mí y yo me aprovecharé de ti”. Hubo que repetir la toma, para beneplácito de los escuchas que buscaban registrar en su memoria estas melodías que serán publicadas hasta septiembre.
Al momento de interpretar Zopilotes, Rubén procedió a personificarse como una de estas aves utilizando un gorro y un poncho de lana. Compartió la anécdota de pertenecer a un grupo de defensa animal y descubrir que su ropa está fabricada con restos animales. “No nos damos cuenta, pero estamos rodeados de esos restos”, señaló. La grabación cerró con Volcán, una especie de ofrenda atmosférica que concluye este nuevo proyecto. Luego, la banda interpretó El baile y el salón como agradecimiento a los asistentes. Rubén caminó silla por silla y conversó con los espectadores, mientras recibía muestras de afecto y comentarios sobre las canciones.
Después de la señal del productor Santaolalla, la audiencia se puso de pie y pudo por fin aplaudir.

Comentarios

1 opinión en “Una crónica del show-grabación de Café Tacvba”

  1. Muy bien, solo un detalle. No hay ninguna canión llamda “Me amo”, quisieron decir….. “De este lado del camino”

Deja un comentario