Daniel Melero: Ahora, antes y después

Por estos días estuvimos leyendo la particular biografía sobre Daniel Melero publicada por el escritor y periodista Gustavo Álvarez Núñez. Decimos que es “particular” en principio porque es un trabajo que se mantuvo inédito por más de 10 años, ya que está basado en entrevistas realizadas al músico entre 1999 y 2001. Originalmente el trabajo iba a ser publicado por la editorial Perfil, pero al final fue cancelado. Luego su autor recorrió sin suerte otras editoriales y en la mayoría de los casos fue rechazado con un argumento que hoy parece ridículo: “los libros de música y fútbol no venden“. Otra característica interesante de Ahora, antes y después: Daniel Melero x Gustavo Álvarez Nuñez (editado a fin de año por la editorial independiente Derivas) es que, más que una biografía convencional, se trata de una recopilación de “máximas” del Melero de la época de Piano (1999) y Tecno (2000) sobre los más variados temas, incluyendo sus influencias, la época de Los Encargados y el mítico recital en BARock 82, los años noventa (“cuando los 90 sean observados y analizados, estoy convencido de que el grupo de la década no va a ser La Renga ni Los Piojos, aunque cualquiera de ellos vendió más que Babasónicos, Juana La Loca o Los Brujos -porque serán ellos los que definan la estética de esos 10 años“), el cine y la televisión, su discografía, y también sobre la tecnología, que a pesar del tiempo transcurrido siguen teniendo actualidad:

“La prohibición de Napster me causó mucha gracia: prohibir algo en Internet significa facilitar que se genere algo mayor a ese supuesto mal que se trata de prohibir. A Napster se lo prohibió porque atentaba contra los intereses de las compañías discográficas y de algunos artistas mainstream -el sistema llama artistas a sus lacayos. Se impidió que la gente pueda compartir archivos de música, en vez de pensar nuevas formas de mercado. Ante los nuevos desafíos, hay que proponer soluciones nuevas. Y no la vieja solución de prohibir, que nunca funcionó”.

También hay lugar para su infancia en Flores, algunas anécdotas muy divertidas sobre el mito que se generó alrededor de Los Encargados (“son unos pibes millonarios, a los que los padres les pagan viajes a Europa“, cuando Melero nunca había subido a un avión), y reflexiones sobre su sinuosa trayectoria. El libro se consigue en librerías de todo el país y escribiendo a contacto@peninsula.is.

Comentarios

Deja un comentario