Creaciones para todos

El software libre, tal como lo explica Richard Stallman, da a los usuarios una serie de libertades, entre las que se encuentran la posibilidad de ejecutar un programa, estudiarlo, redistribuir copias de éste, adaptarlo a sus necesidades, y mejorarlo, de manera que dichas mejoras puedan beneficiar al resto de la comunidad. Tal fue el éxito de esta nueva filosofía de distribución, que ya existen miles de aplicaciones libres, muchas de las cuales son capaces de realizar las mismas tareas que sus contrapartes propietarias o cerradas.
Ahora bien, ¿qué tal si se pudieran aplicar algunos conceptos del software libre u open source en otras áreas de la creatividad humana, como la literatura, el cine o la música? La respuesta llegó de la mano de Creative Commons, una organización que brinda a los autores varios tipos de licencias con las cuales distribuir sus obras, y de este modo, evitar a quienes quieran hacer uso de ellas tener que pedir permiso cada vez. Por ejemplo, una banda de rock puede distribuir sus canciones a través de su sitio web, aplicándoles la licencia “attribution”, que permitirá a quienes las descarguen utilizarlas en cualquier otro medio y con cualquier propósito, siempre y cuando se les atribuya su autoría. Otro tipo de licencia, llamada “no commercial”, asegura a los autores que sus obras no serán utilizadas con fines comerciales; y también existen las licencias “no derivative” (que permite la distribución de la obra siempre que no se hagan derivados de ella) y “share alike” (que le asegura al autor que las obras derivadas de la suya serán distribuidas utilizando la misma licencia). Por supuesto, los distintos tipos de licencia se pueden combinar entre sí, para dar más libertad a los creadores.
Al igual que ocurrió con el software libre, el uso de las licencias de CC está en constante crecimiento, y son los autores de muchos blogs los primeros en adoptarlas en forma masiva. También las están utilizando empresas más grandes, como el directorio de fotografías Flickr, que permite a sus usuarios adosarles una licencia CC a sus fotografías, o el sello discográfico online Magnatune, que brinda a grupos y solistas la posibilidad de subir sus canciones en formato MP3 y distribuirlas con este tipo de licencia. Incluso Yahoo! lanzó un buscador específico para este tipo de material, que aún se encuentra en etapa de prueba.
En España, me entero gracias a Pablo Tossi, el grupo La Vaca Güano acaba de lanzar Retrato Difuso, un disco que se puede bajar íntegro desde su sitio web y se distribuye con una licencia CC no comercial.
En la Argentina, el proyecto para traducir y adaptar las licencias a nuestra legislación es llevado adelante por Ariel Vercelli y Pablo Palazzi, quienes desde la Fundación OSDE están trabajando para que los creadores de nuestro país puedan hacer uso de esta gran herramienta.

Comentarios

1 opinión en “Creaciones para todos”

  1. magnífica información, amigos. sigamos extendiendo el mensaje por el mundo, la cultura es libre y más que nunca debe serlo en esta época en la que la información es el poder. si liberamos la información eliminaremos gran parte de las relaciones de poder que se generan al restringirla. por supuesto, están tod@s invitad@s a bajar, copiar y requetecopiar el disco, que para eso está. ójala algún día podamos permitirnos bajar a tocar allá a la argentina! el tiempo dirá.

    saludos
    javito
    la puta vaca güano

Comentarios cerrados.